Dar los buenos al amanecer, como los pajaritos