Chuck Berry en el Luna Park: el rock más triste