Saluda (o no) a Rajoy cuando pases por la Moncloa